BlogNUESTRO BLOG DE NOTICIAS

Mantente al día en Accesibilidad web

Cómo revisar la accesibilidad de tu web en sencillos pasosNavega con el teclado o amplía la pantalla para comprobarlo

Tu Web Accesible - Accesibilidad Web

¿Cómo saber si una página web es accesible? Esta es la pregunta que surge cuando se plantea la necesidad de adaptarse a las exigencias de la legislación. Se trata de una respuesta compleja porque intervienen numerosos aspectos, pero hay algunos trucos para tener una ligera idea. Para adaptar un portal web a la normativa, es preciso conocer cuál es el estado actual como punto de partida para introducir los cambios.

Realizar un análisis genérico es fundamental para comprobar la accesibilidad web de una página. En los últimos años se ha extendido la práctica de definir como “accesibles” portales que en muchos casos no cumplen los requisitos. ¿Cómo se puede revisar? Estos son algunos pasos sencillos que debes seguir para comprobar qué hay de cierto en esa afirmación.

Navegar con el teclado

Intenta navegar con el teclado. Una vez que has accedido a la web, trata de desplazarte sin utilizar el ratón. Utiliza el tabulador y verifica que puedes ver de forma destacada en la pantalla el punto donde te encuentras. Si no puedes navegar con facilidad y la identificación de la ubicación del “puntero” es defectuosa porque no se percibe, hay un déficit de accesibilidad.

Es un método manual que sirve para examinar la estructura de la web. Si la movilidad con el tabulador del teclado es óptima, la accesibilidad en ese apartado es adecuada. El cumplimiento de esta pauta significaría que la estructura es reconocible para lectores de pantalla y otros dispositivos. El contenido es perceptible y comprensible y por tanto está adaptado.

Otra opción es navegar utilizando las flechas de dirección del teclado por los distintos enlaces del portal. Si la respuesta es correcta, se puede decir que la página está preparada para una navegación accesible. Se debe tener en cuenta que hay usuarios sin posibilidad de utilizar el ratón y necesitan una alternativa para acceder a ese espacio.

Ampliar la pantalla

Amplía el tamaño de la pantalla al 200%. Es común que por defecto aparezca en un 100%, pero se puede modificar para valorar la accesibilidad web. Solo tienes que presionar las teclas “Ctrl” y “+” para aumentarlo. En este caso, habrá que constatar que no se producen desajustes y en consecuencia cumple este requisito.

Son pequeños trucos que deben ponerse en práctica de forma manual y no con herramientas automáticas. Permiten tener una idea previa sobre la accesibilidad de la web, aunque siempre es necesario el asesoramiento profesional para un diagnóstico detallado.

¿Qué se evalúa en accesibilidad web?

La accesibilidad web se rige por cuatro principios básicos: perceptible, operable, comprensible y robusto. Están recogidos en las WCAG 2.1 y establecen la base sobre la que debe construirse una web accesible.

  • Perceptible: los contenidos y la web deben ser percibidos por todos los usuarios. Imágenes, texto, vídeo y audios adaptados. Se valora la estructura bien definida, las secuencias intuitivas o el tamaño de la letra, entre otros. Audiodescripción, subtítulos y lengua de signos son necesarios.
  • Operable: el teclado debe ser una alternativa para navegar, hay que dejar un tiempo suficiente para leer el contenido. Una web funcional que sea accesible desde el punto de vista cognitivo. Sin obstáculos en el teclado.
  • Comprensible: una letra legible para todos los usuarios y un idioma declarado, que sea reconocible para el lector. El lenguaje debe ser una herramienta de conexión y no una barrera. Las páginas predecibles e intuitivas son más accesibles.
  • Robusto: el sitio web ha de ser compatible con todos los navegadores (Google Chrome, Mozilla, Explorer…) y dispositivos (ordenador, móvil, tableta…). Un portal independiente gana en accesibilidad.

A partir de estos principios se fijan los niveles de accesibilidad para una página web.